Cinema Nostrum

Blog de Rafael Nieto Jiménez, historiador del cine y empresario audiovisual

También Mario Casas fracasa en la taquilla española

La_mula699628190large

El pasado fin de semana se produjo un nuevo record negativo de asistencia a las salas de cine, con una recaudación inferior a los cuatro millones de euros (3.743.952 € en concreto) que equivale a menos de medio millón de espectadores entre todas las películas en cartel. Es un dato desastroso que viene a confirmar la tendencia observada este año y que, como no podía ser de otro modo, tiene su reflejo en los malos datos del cine español estrenado este año. Malos porque, aunque se dijo que la cuota de mercado había subido hasta el 15,2% en los cuatro primeros meses, 5,4 puntos más que el año pasado en esas fechas, lo cierto es que esas cifras se pueden achacar en gran parte al millón de espectadores de Mamá (Andrés Muschietti, 2012), película que podrá ser española a efectos administrativos por contar con la participación minoritaria (33%) de una productora nacional, pero que sin duda el espectador español percibió como una producción más de Hollywood. Ninguno de los otros estrenos españoles se ha acercado a esas cifras, y ahora comprobamos que ni siquiera el atractivo de Mario Casas, acompañado además de María Valverde, ha salvado a La mula (Anónimo, 2013), pues apenas ha logrado 22.000 espectadores en su primer fin de semana.

Aunque relativicemos esa cifra ante la decreciente afluencia de público en los últimos tiempos, que ha convertido hoy en día en un gran éxito reunir a 200.000 espectadores y casi imposible atraer a un millón -ni siquiera Pedro Almodóvar con Los amantes pasajeros (2013) va a llegar a los 700.000-, es difícilmente explicable que el supuesto ídolo de masas de los espectadores más jóvenes se haya quedado en una cifra tan baja. No creo que a este público le hayan importado demasiado los conocidos problemas de producción de La mula -causantes de su ínfima la calidad de imagen-, sino que las nulas expectativas que tenían de ver al mismo Mario Casas de las películas o series que le hicieron famoso ha pesado más de lo esperado, como ya había sucedido en dos ocasiones anteriores con menor contundencia.

Si repasamos las cifras obtenidas por las películas que ha protagonizado, se nos hace evidente que sólo ha logrado grandes éxitos cuando ha trabajado en proyectos de un marcado carácter juvenil en ambientes contemporáneos, donde la trama argumental giraba alrededor de la sonrisa y el torso desnudo del actor, descamisado con mayor o menor justificación en todas ellas. Mentiras y gordas (Alfonso Albacete y David Menkes, 2009), donde compartió su protagonismo con un reparto coral de caras guapas provenientes de la televisión, superó los 700.000 espectadores; Fuga de cerebros (Fernando González Molina, 2009), ya como protagonista central, sobrepasó el millón de espectadores; y las dos siguientes, dirigidas por el mismo González Molina, confirmaron su tirón con un millón y medio de espectadores para 3 metros sobre el cielo (2010) y casi dos para su secuela, Tengo ganas de ti (2012). Sin embargo, Grupo 7 (Alberto Rodríguez, 2012), estrenada sólo dos meses antes que la última y avalada posteriormente con varios premios Goya, sólo sedujo a 400.000 espectadores, cifra muy buena en estos tiempos pero pálida ante los anteriores éxitos. Se trataba de un drama policial de tintes oscuros, sin tiernos romances o sexo desenfrenado de por medio, que evidenció el menor interés de su público por verle en un personaje serio, atormentado, sin su seductora sonrisa, aunque los elementos de thriller de acción que contenía logró atraer a una amplia audiencia, posiblemente más madura. En el otro thriller que había protagonizado previamente, Carne de néon (Paco Cabezas, 2010), de tono más gamberro, tampoco presentó a la audiencia su habitual perfil romántico, y consecuentemente tampoco funcionó excesivamente, quedándose con menos de 140.000 espectadores a pesar de salir con un número considerable de copias -256, tantas como Fuga de cerebros– sólo mes y medio después de estrenarse 3 metros sobre el cielo.

Con La mula parece haberse acentuado la tendencia según esa misma lógica, incluso por encima del presunto atractivo de volver a ver a Mario Casas con María Valverde, actriz con la que triunfó en 3 metros sobre el cielo y con la que mantiene una relación muy comentada por la prensa rosa. Por encima de esta circunstancia se ha impuesto la desidia de los espectadores jóvenes, y no tan jóvenes, hacía un argumento ambientado en la Guerra Civil Española donde Mario Casas encarna a un paleto de pueblo andaluz en apariencia, según el trailer, más interesado en su mula que en María Valverde. Dicho trailer también dejaba bien a las claras -pues cuenta todo los giros del guión relativos a la relación de sus protagonistas- que no íbamos a encontrar los elementos sexuales que posiblemente esperaban los jóvenes, y que Mario Casas no repetía su perfil de rebelde sexy que tanto éxito le había reportado.

Su distribuidora tampoco parece que confiara demasiado en ella porque la lanzó con sólo 124 copias en un fin de semana en el que no se estrenaban películas hollywoodienses de primera línea, pero eso no justifica una cifras tan paupérrimas. Es una pena, porque la película tiene el mérito de ser mucho menos maniquea de lo habitual en el género, y porque es la mejor actuación de Casas hasta el momento con mucha diferencia, lo que no deja de ser curioso por haber sido rodada antes de sus grandes éxitos, en los que, paradójicamente, no parece que contara con una dirección de actores tan eficaz como la de Michael Radford.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: