Cinema Nostrum

Blog de Rafael Nieto Jiménez, historiador del cine y empresario audiovisual

“La herida” del cine español

6a00d8341bfb1653ef019104ffd867970c-580wi

Una vez que ha pasado esa Fiesta del Cine tan celebrada por su éxito multitudinario, es hora de volver a la realidad de la taquilla del cine español. Porque detrás del debate sobre el precio de las entradas -que sinceramente no creo que sea el principal problema, sino más bien la reducción paulatina de los salarios de los espectadores-, siempre queda oculto un asunto más sustancial para mí, el evidente alejamiento de los espectadores de nuestro cine español menos convencional.

Hace unas semanas destacábamos la ausencia de nuestro cine de la cartelera, sabedores de que la avalancha de estrenos patrios comenzaría en octubre para hacerse la competencia unos a otros en vez de planificar, como hacen las majors estadounidenses, un calendario más lógico que evitara este perjudicial agolpamiento de novedades. Con todo, es cierto que el cine español ha vuelto a conquistar a su público con una puñado de películas de gran tirón comercial: Las brujas de Zugarramurdi (Álex de la Iglesia) con 550.000 espectadores, Zipi y Zape y el club de la canica (Óskar Santos) con 465.000, La gran familia española (Daniel Sánchez Arévalo) con 410.000 y Justin y la espada del valor (Manuel Sicilia) con 340.000. Cifras que todavía tienen margen para aumentar -no tengo en cuenta todavía el efecto Fiesta del Cine- y que las colocan entre los grandes éxitos del año a pesar de ser muy inferiores a las que este tipo de productos hubieran obtenido hace pocos años, cuando un millón de espectadores era una aspiración razonable.

6a00d8341bfb1653ef017d41ddb3f6970c-800wi

No discutiré la calidad de dichas películas, pues no es lo importante en este asunto, pero sí lamentaré que el público parezca ignorar otras propuestas del cine español mucho más estimulantes por sus riesgos formales o sus atrevidos argumentos. No es que aspiremos a que alcancen cifras similares, pues el público es de por sí conservador y acomodaticio, y suele moverse por impulsos publicitarios, sino a mantener a ese otro público inquieto que podía convertir en un modesto éxito películas de más incierto futuro comercial y que ahora no parece responder igual. De este modo, es incomprensible que una película tan redonda como La herida (Fernando Franco), cuya actriz, Marián Álvarez, ganó el premio de interpretación femenina en el Festival de San Sebastián, no consiga atraer ni a 20.000 espectadores; que Caníbal (Manuel Martín Cuenca), con el protagonismo absoluto del gran Antonio de la Torre, tampoco se acerque a esa cifra, o que Todas las mujeres (Mariano Barroso) no alcance los 10.000 espectadores en su primer fin de semana. Cierto es que se estrenan en muchas menos salas que las otras, pero estas ridículas cifras señalan que su público potencial apenas se ha enterado de su existencia.

los-ilusos

En un escalón todavía más abajo se encontraría ese cine español que tiene casi cerrado el acceso a los circuitos comerciales, y que sólo se puede encontrar en algunas salas alternativas. No me refiero sólo a las que nacen con una clara vocación experimental y son conscientes de su limitado acceso al público, caso de las imprescindibles Mapa (León Siminiani) o Los ilusos (Jonás Trueba), sino también de películas con vocación de llegar a una audiencia más amplia sin renunciar a ciertas exigencias narrativas pese a sus escasos medios, como ejemplificarían las notables A puerta fría (Xavi Puebla) y Otro verano (Jorge Arenillas), sólo vistas por un puñado de espectadores.

Cada vez más, el cine español se está viendo reducido a festejar el éxito de grandes películas-acontecimiento mientras se deja morir sin salida a toda una serie de largometrajes de perfil menos esplendoroso, pero tan necesarios como los otros para mantener en un nivel digno la cuota de pantalla y, más importante que eso, para dar cierta diversidad a una cartelera cada vez más monótona.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: