Cinema Nostrum

Blog de Rafael Nieto Jiménez, historiador del cine y empresario audiovisual

Una película “S” autoconsciente: Frente al mar (1979)

00030216-constrain-450x300

“Lo comprendemos. ¡Usted no lo haría, pero existe! Por primera vez en el cine el intercambio de parejas. FRENTE AL MAR. Clasificada “S”. Rigurosos 18 años”.

Con este eslogan se presentaba en la cartelera sevillana el 2 de junio de 1979 Frente al mar (Gonzalo García Pelayo, 1979) -luego comercializada en Madrid como Intercambio de parejas frente al mar-, película que trascendió esa clasificación “S” que advertía a los espectadores sobre su alto contenido sexual para convertirse en otra de esas gratas sorpresas que el cine español nos sigue procurando con cierta regularidad a los que buceamos en su pasado.

El cambio del evocador Frente al mar por un provocador Intercambio de parejas frente al mar respondía a una estrategia comercial para atraer al público -265.709 espectadores la vieron finalmente- según se aprecia en el siguiente cartel, aparecido en el diario ABC de Madrid del 13 de agosto de 1979:

Frente al marFrente al mar - copia

También las advertencias sobre posibles daños a la sensibilidad del espectador y la imposibilidad de reproducir fotografías de la película podrían parecer un mero truco publicitario para atraer al espectador, pero en realidad se ajustaban estrictamente a lo dispuesto por el Real Decreto 3071/1977 de 11 de noviembre (B.O.E. de 1 de diciembre de 1977) que, entre otras muchas disposiciones, creaba la categoría “S” para las películas “cuyo tema principal o exclusivo” fuera “el sexo o la violencia”.

No hay duda de que el sexo es el tema principal de Frente al mar, pero es mucho más que un simple ejercicio de exhibicionismo destinado a satisfacer la sed de erotismo de los españoles que en esos años estrenaban libertades. Es una película en cierto modo experimental que pretendía interrogarse sobre la utópica posibilidad de liberar el sexo de las ataduras sociales en las que siempre ha estado reprimido.

Frente al mar Hd[09-00-28]

Tres parejas deciden reunirse un fin de semana en la playa para realizar una sesión de psico-dinámica guiados por uno de ellos, un supuesto psicólogo experto en estas lides. Hablan, se desnudan, yacen y luego analizan sus impresiones y sentimientos. El tono cachondo de los diálogos, mezcla de intelectualismo y socarronería andaluza, unido al evidente amateurismo de los actores, que recitan más que actúan, dan a la propuesta un apariencia de singular frescura que no creo que sea producto de la casualidad, ni de una ignorancia cinematográfica, sino de la concepción libertaria de la película.

El aparente desaliño técnico contribuye a la impresión de estar asistiendo a una auténtica reunión de amigos que intercambian parejas y que, de paso, ruedan una película sin más planificación que ajustarse a unos diálogos consensuados para transmitir las ideas revolucionarias de sus guionistas. Impresión que se acentúa cuando en la parte final aparece el propio guionista, el escritor onubense José María Vaz de Soto, para despotricar en broma contra el libertinaje imperante en la casa antes de unirse a la fiesta sexual.

“La soledad es el precio de la libertad” dice el personaje más activo, el que más claro tiene que sólo se puede hablar de amor en presente y, por tanto, es absurdo unirse de por vida a una mujer. En este intercambio de parejas se ha reencontrado con su antigua amante, ahora casada y con hijos, y siente que su amor hacia ella ha resucitado. Ella no cede a sus requerimientos y juntos ven pasar un tren cuyo sentido metafórico es más que evidente.

Frente al mar Hd[09-01-13]

Pero el discurso sexual-libertario no se podría tomar en serio si no tuviera su correspondencia cinematográfica. A diferencia de la mayoría del cine “S” que hemos podido ver, y de otros productos del “destape”, las escenas de sexo son naturales y atrevidas de verdad, sin esos insistentes pero estériles rozamientos que abundaban en aquellas. La misoginia subyacente en gran parte del género es superado cuando comprobamos que los desnudos no se circunscriben solamente al cuerpo femenino, sino que los hombres muestran sus atributos con total desinhibición. En ese sentido, la autoconciencia de la propuesta se manifiesta claramente cuando aparecen primeros planos del sexo femenino y el diálogo explicita con humor la posibilidad de mostrar los masculinos. Sin dudarlo, se nos ofrecen a continuación dos primeros planos de penes mientras se reconoce que, en fin, los genitales masculinos son menos atractivos visualmente.

Desconozco la recepción crítica que tuvo la película pero, ante la imposibilidad de encontrar ninguna crítica en la prensa madrileña de la época, hemos de suponer que quedó sepultada entre la avalancha de soft core del momento. Los comentarios con ocasión de su pase televisivo en Antena 3 el 17 de marzo de 1997 incidieron en su interés como testimonio de una época pero le negaron cualquier valor cinematográfico. Lo que sorprende es que no hicieran referencia a su sentido del humor, clave imprescindible para comprender la película. Sin embargo, el numeroso público que acudió a verla esta semana a la Filmoteca -en la sala pequeña, como corresponde a un cine “S” que sólo podía exhibirse en cines de 200 butacas o menos- rió y aplaudió con ganas el hallazgo.

Diario 16 (17-08-81)

Sólo me queda desear que proyecten Corridas de alegría (1982), la siguiente película de Gonzalo García Pelayo, este singular director que, por si no lo saben, es el mismo que hizo saltar la banca en casinos de medio mundo, como se contó recientemente en The Pelayos (Eduard Cortés, 2012). Pero eso ya es otra historia.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: